Share

BUENAS PRÁCTICAS AL INFLUENCIAR

BUENAS PRÁCTICAS AL INFLUENCIAR

No es desconocido que muchos seguimos en nuestras redes sociales a artistas, personajes famosos o ídolos por alguna razón; porque nos gusta su estilo de vida, como se viste, como se cuida, las mascotas que tiene o porque sencillamente maneja un contenido atractivo que atrae seguidores. Basta con recordar cómo era hace algunos años, cuando para saber sobre la vida de algún personaje famoso, teníamos que ver programas de farándula, ojear alguna revista o el periódico en la sección de entretenimiento; pero, los tiempos cambiaron; a tal punto, que basta con ingresar a X o Y red social para stalkear a aquel famoso y descubrir aspectos de su vida.

 

Hay personajes representativos para todo tipo de tema, vinculados al mundo del espectáculo, cultura, política, religión etc.; poco a poco, esta actividad de publicar contenido se convirtió en su nueva cotidianidad y atracción para sus fans, adoptándose el término de Influenciador o Influencer; que, a su vez, llamó la atención de muchas marcas que vieron la oportunidad de promocionar sus productos a través de ellos, ampliando el alcance que hasta el momento la audiencia tenía a través de los medios ATL (medios masivos).

 

Normalmente el influenciador publica contenido de acuerdo con la personalidad que adopta o que quiere reflejar en sus redes sociales, en cierta manera para “estar más cerca” de su audiencia, para mostrar afinidad con algunos comportamientos y de esta manera; muchos de sus seguidores se sientan identificados y quieran imitar estos estilos de vida, es normal verlos utilizar o consumir ciertos productos, con una naturalidad que nos hace pensar ¡yo quiero!, algunos suelen utilizar hashtag como  #publicidad o #publicidadpaga; otros son tan convincentes en sus publicaciones que sinceramente nos deja en la duda sobre si lo que está diciendo o mostrando del bien es verdad o no; han sucedido casos que al usar o consumir el mismo producto del influenciador, no genera los mismos resultados ni siquiera en la experiencia de compra; pero, esa duda y esa confusión ¡ha terminado! con la expedición de la GUÍA DE BUENAS PRÁCTICAS EN LA PUBLICIDAD A TRAVÉS DE INFLUENCIADORES de la SIC (Superintendencia de Industria y Comercio).

 

Dicho documento establece textualmente los siguientes objetivos:

  1. Orientar a los anunciantes e influenciadores, sobre las pautas que se deben observar a la hora de emitir mensajes publicitarios, en especial en las redes sociales y plataformas digitales, de manera que se garanticen los derechos de los consumidores.
  2. Promover el uso responsable de las nuevas prácticas publicitarias a través de influenciadores, en particular en el entorno digital, de manera que se adopten políticas de autorregulación que se ajusten a lo establecido en la Ley 1480 de 2011 y demás normas concordantes.
  3. Brindar herramientas a los consumidores, que les permita identificar en los mensajes que reciben de los influenciadores, cuándo están ante un mensaje publicitario y cuándo se trata de una recomendación espontánea del influenciador, para salvaguardar el derecho que tienen a la libre elección y a la protección contra mensajes que puedan inducirlos en error, engaño o confusión.

 

Recomendaciones que no sólo van dirigidas a los influenciadores, también son extensivas a los anunciantes quiénes son los encargados de la promoción de la marca y para nosotros los consumidores se convertiría en una aclaración importante que nos permitiría reconocer la intención del contenido de los influenciadores que seguimos en nuestras redes sociales.

Share post:

Leave A Comment

You must be logged in to post a comment.

Abrir chat
No seas un extraño, SALUDA!
Hola
¿En qué podemos ayudarte?